Piden la intercesión del Siervo de Dios Enrique Shaw para que aparezca submarino perdido


Buenos Aires (Miércoles, 22-11-2017, Gaudium Press) En unión con el pedido de oración que hizo la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), para que pronto aparezca el submarino ARA San Juan perdido en el mar con 44 tripulantes, ha surgido una petición adicional: la que ha hecho el Obispo Castrense del país austral, Mons. Santiago Olivera; el prelado ha aconsejado a los fieles acudir a la intercesión del Siervo de Dios Enrique Shaw.

¿Por qué recurrir a él?

Enrique Ernesto Shaw, fue un laico y empresario argentino que promovió el progreso humano de sus trabajadores inspirándose en la Doctrina Social de la Iglesia, pero también fue marino, llegando a ser teniente de fragata. Por esta razón el Obispo Castrense de Argentina está animando a pedir su intercesión por esta situación.

Siendo muy joven, Enrique ingresó a la Escuela Naval, egresando como guardiamarina en 1939. De acuerdo con una reseña realizada por Alberto Zanchetta, que cita Aleteia, se manifiesta que “era constante, sincero honrado al ayudar y aconsejar; muy laborioso, al igual que de esperada conducta militar e irreprochable en su persona y vestir, lo mismo que entusiasta y muy apto para el servicio naval”.

Zanchetta también destaca que era un oficial “altamente entusiasmado por su profesión, con claro concepto del deber y sólidos principios éticos y morales. Su profesionalidad es muy completa, dedicada y tesonera”.

Enrique Shaw nació el 26 de febrero de 1921 en París. De niño y temprana juventud recibió una sólida formación cristiana, siendo alumno del colegio de La Salle. En 1943 contrae matrimonio con Cecilia Bunge con quien tuvo nueve hijos. Poco tiempo después, en 1945 -tras dejar su actividad como marino-, inicia su fructífera labor como empresario, desempeñándose en diferentes empresas, sobre todo en las Cristalerías Rigolleau como Director Delegado.

Formó parte de la Acción Católica, a la que ingresó en 1947. Allí integró el Consejo Arquidiocesano de Hombres, la Junta Central, y fue Presidente de la Asociación de Hombres. También participó en la formación del Movimiento Familiar Cristiano; y en 1952 funda la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), siendo su primer presidente. También fundó la Casa del Libro Católico.

Su testimonio cristiano igualmente lo llevó a experimentar la persecución, ya que en 1955 fue encarcelado por pertenecer a la Acción Católica. Uno de sus mayores aportes fue sembrar las bases para lo que luego fue la “Pastoral Colectiva sobre Promoción y Responsabilidad de los Trabajadores”. Tenía gran amor por la Virgen María y por el Santo Rosario.

En 1957 se le descubre un cáncer. Pese a ello, en 1958 ayuda a crear la Universidad Católica Argentina integrando el primer Consejo de Administración. Falleció en Buenos Aires el 27 de agosto de 1962.

Oración

Oh Dios, tu siervo Enrique nos dio un alegre ejemplo de vida cristiana a través de su quehacer cotidiano en la familia, el trabajo, la empresa y la sociedad. Ayúdame a seguir sus pasos con una profunda vida de unión contigo y de apostolado cristiano. Dígnate glorificarlo y concédeme por su intercesión el favor que te pido (…) Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

(Padrenuestro, Avemaría y Gloria)

Con información de Aleteia y enriqueshaw.com.

Fuente:  es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/91379-Piden-la-intercesion-del-Siervo-de-Dios-Enrique-Shaw-para-que-aparezca-submarino-perdido#ixzz4zGuVkdZe