Presentan Libro sobre Enrique Shaw


BUENOS AIRES, 3 (NA). – La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) presentó en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires el libro que reúne testimonios y una biografía del empresario argentino Enrique Shaw.
El presidente de la Asociación, Juan Vaquer, presentó el libro de Sara Shaw de Critto “Viviendo con alegría”, de Editorial Claretiana, que reúne testimonios y una breve biografía de su padre, el empresario argentino Enrique Shaw.

Este encuentro fue el cierre de las actividades organizadas por ACDE durante esta semana con motivo de un nuevo aniversario del fallecimiento del Siervo de Dios, en proceso de beatificación.

En los testimonios presentados en este libro se encuentra a Enrique Shaw “como un hombre que vivía lo que creía y creía en lo que vivía, había coherencia entre sus dichos y sus hechos”, indicó un comunicado.

Asimismo fueron seleccionadas las anécdotas más ilustrativas de su vida y agrupadas según el ámbito en el que sucedieron: la familia, el colegio, la Marina, las empresas y las organizaciones apostólicas.

Vaquer, a partir del análisis de la lectura, enumeró las principales características que convierten a Enrique Shaw en un modelo a seguir: “En primer lugar, la alegría. Muchos testimonios lo reflejan, en contraposición a lo que uno se imagina cuando le hablan de un santo, Enrique era una persona muy entretenida, era muy grato estar cerca de él, con lo cual es una virtud muy destacable”.

En segundo lugar, destacó su valentía al señalar que “ese chico de 14 años, el más chico del liceo, tenía el coraje de arrodillarse y rezar todas las noches a pesar que eso lo hacía motivo de bullying. Y es solo una pequeña muestra”.

En tercer lugar, resaltó la Fe con la que actuaba: “Tenía un don envidiable, su fe profunda, que le daba convicción y confianza para hacer lo que sabía que tenía que hacer”.

Para finalizar, remarcó como lo más atractivo de la figura del santo “que es un modelo que uno se anima a intentar seguir, porque él estaba expuesto a lo mismo que nosotros. El hacía cosas ordinarias de un modo extraordinario. Es un ejemplo de nuestro tiempo, de nuestra actividad, que hacía las mismas cosas y es un claro modelo a seguir por todo el empresariado”.

Luego de dejar la carrera en la Armada, Shaw ingresó como ejecutivo de las Cristalerías Rigolleau y en poco tiempo llegó a ser director General y a conformar distintos directorios, especialmente de otras empresas familiares.
Durante esos años, fue formando una espiritualidad propia relacionada con su vocación de empresario cristiano y entre otras cosas decía: “como empresario, sembrar esperanza, ver la realidad, renunciar al beneficio aparente del momento, ser un puente entre quienes conocen el problema y el sumergido que piensa en su problema inmediato”.

Fundó ACDE que es una asociación de dirigentes de empresa, que tiene como objetivo constituirse en un ámbito de análisis y reflexión de la temática empresaria a la luz de los valores cristianos y de acción, a través de su compromiso social en una labor empresarial regida por principios éticos y al servicio del bien común.

Fuente: Diario La Opinión