Su pensamiento


Enrique-Shaw-en-el-parque

Una de las aficiones de Enrique fue poner por escrito, en pequeñas libretas, cuadernos y papeles sueltos, muchos de sus pensamientos, sus reflexiones, conversaciones con él mismo, con Dios y con los demás.

Aquí les presentamos algunas citas sobre aquellos temas -como el rol del dirigente, la familia, la santidad- que tanto le interesaban.

“La vida activa nos ofrece, si queremos, una magnífica oportunidad de vernos a nosotros mismos, de sorprender nuestras cualidades y defectos. Sin el trabajo exterior resultaría muy difícil conocernos, ya que hay en cada uno de nosotros mucho mal escondido y disimulado bajo un exterior aparentemente calmo. La observación de la manera de cumplir con nuestro trabajo puede ser un magnifico método de examen de conciencia; es un espejo que nos devolverá la imagen fiel del espíritu que en realidad nos domina. La vida activa así analizada comprueba si son superficiales o profundas las virtudes adquiridas, y hace resaltar nuestras deficiencias internas”.

“Y si el dirigente de empresa es cristiano y está en posesión del programa de Dios para la humanidad, se espera de él una mayor perspicacia, mayor comprensión y un liderazgo seguro y optimista. Somos de una doctrina que cree en el pecado, pero también en la Redención, en una sobreabundante reparación. Pero ¿estamos realmente persuadidos de que la Redención es un acontecimiento en el cual todos nos encontramos asociados y al que debemos prolongar? ¿Tenemos la convicción de que estamos encargados de hacer mejor al mundo y de que podemos hacerlo?”.

“Hay que cristianizar a la clase patronal argentina. Es indispensable mejorar la convivencia social dentro de la empresa. Importa mucho que el dirigente de empresa sea accesible. Hay que humanizar la fábrica. Para juzgar a un obrero hay que amarlo”.

“Más que nunca en los tiempos actuales, y a pesar de las dificultades, tienen el deber los Dirigentes de Empresa, como intelectuales y dirigentes, de aportar un mensaje y la luz de la fe al desarrollo de los espíritus, de esforzarse por secundar, a la luz de los principios sociales cristianos, la búsqueda de las soluciones adaptadas a las realidades siempre mudables.”