Informan sobre el estado del proceso de canonización de tres argentinos


El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Becciu, informó sobre el avance de los procesos de canonización de los argentinos Fray Mamerto Esquiú, Enrique Shaw y Camila Rolón.

A través de una carta del 22 de enero, el Cardenal Becciu respondió a las consultas del Delegado Episcopal para las Causas de los Santos de Argentina, Mons. Santiago Olivera.

En noviembre de 2018 Mons. Olivera aseguró que “la causa de los santos no es algo que le interesa a cada uno, a cada congregación o a cada diócesis, sino que es algo que nos interesa a toda la Iglesia argentina, porque la vida santa de un miembro de nuestra patria es un don”.

 

Fray Mamerto Esquiú
En relación al Venerable Siervo de Dios Fray Mamerto Esquiú, el Cardenal Becciu explicó que “la validez jurídica del proceso sobre el presunto milagro, depositado en el Dicasterio el 7 de noviembre de 2018, ha sido tratada en el Congreso Ordinario de la Congregación del pasado 11 de enero, con resultado positivo”.

Fray Mamerto de la Ascensión Esquiú nació el 11 de mayo de 1826. Ingresó al noviciado del convento franciscano de Catamarca e hizo sus votos a los 17 años.

Predicó en 1853 el famoso sermón de la Constitución, donde pidió concordia y unión para los argentinos, alcanzando trascendencia nacional.

Fray Esquiú murió el 10 de enero de 1883 en la localidad catamarqueña de El Suncho. Sus restos mortales descansan en la Catedral de Córdoba, pero su corazón incorrupto permanece en el convento franciscano de Catamarca.

 

Enrique Shaw- Avance de la Causa

Fray Mamerto Esquiú, Enrique Shaw y Madre Camila Rolón

Enrique Shaw
En cuanto al Siervo de Dios Enrique Shaw, el Cardenal Becciu respondió que “la relativa Positio super virtutibus (posición sobre las virtudes) será sometida a los Consultores Teólogos del Dicasterio en junio de 2019 y, si el juicio fuera positivo, a la sesión ordinaria de los Cardenales y Obispos. Finalmente, si tuviera una sentencia favorable, corresponderá al Sumo Pontífice decidir sobre la promulgación del correspondiente decreto”.

Enrique Ernesto Shaw siempre manifestó una profunda espiritualidad. Perteneció a la Escuela Naval en Francia. Se casó y tuvo nueve hijos. En medio de una brillante carrera profesional, decidió retirarse para responder al apostolado que Dios le pedía.

Pensó en hacerse obrero, pero un sacerdote amigo lo animó a evangelizar el mundo empresarial. Fue así como en Argentina fue director de una reconocida cristalería donde estableció una relación muy personal con los obreros, quienes lo apreciaban mucho.

Desde entonces, se dedicó a promover el crecimiento humano de sus trabajadores inspirándose en la Doctrina Social de la Iglesia. Fundó la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) que pronto fue integrada por la Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa.

En 1957 se le detectó un cáncer incurable. Sin dejar su actividad familiar, laboral y apostólica, afrontó grandes padecimientos y delicadas operaciones.

Enrique Shaw falleció el 27 de agosto de 1962, a los 41 años de edad. Uno de sus hijos es sacerdote miembro de la Prelatura Opus Dei y desde 1979 se encuentra como misionero en África.

Su proceso de beatificación se inició con el entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco. La fase diocesana se completó en 2013.

 

Camila de San José Rolón
El Prefecto para las Causas de los Santos también precisó que “respecto del presunto milagro atribuido a la Venerable Sierva de Dios Camila de San José Rolón, fundadora de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José, se espera aún la respuesta de dos peritos de oficio”.

Camila Corina Rolón nació en Buenos Aires el 18 de julio de 1842. En su adolescencia y juventud se dedicó a ayudar a su madre en las tareas del hogar, a cuidar a sus hermanos y a participar activamente en la vida parroquial, a través de la catequesis a los niños, personas mayores y visitar a los enfermos.

Desde los 18 años se sintió llamada a la vida religiosa a pesar de la oposición familiar. Intentó ingresar en las monjas capuchinas de Buenos Aires, pero luego se unió a la Santa Casa de Ejercicios que había fundado la beata Mama Antula.

Fue entonces cuando soñó en fundar una congregación de religiosas dedicadas a la educación de los niños pobres y al socorro material y espiritual de los enfermos.

El 28 de enero de 1880, junto con dos compañeras, fundó la Congregación de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José. En 1900 ya contaba con 25 casas.

La venerable Camila Rolón falleció en Roma el 16 de febrero de 1913. Luego sus restos mortales fueron trasladados a la Argentina.

Más información AQUI

 

Fuente: Aciprensa https://www.aciprensa.com/noticias/informan-sobre-el-estado-del-proceso-de-canonizacion-de-tres-argentinos-65853. 4 de febrero de 2019